viernes, 4 de marzo de 2011

Fuga de cerebros


El exilio de los directores técnicos argentinos es una tendencia que fue creciendo significativamente en los últimos tiempos. Tal vez por desconfianza en su propia tierra, por magros resultados o simplemente con el objetivo de probar suerte, encuentran en el exterior las puertas que se les cierran en Argentina. Algunos prefieren irse por cuenta propia en busca de oportunidades mientras otros abandonan el país casi desterrados y tratando de salvar una reputación que poco entiende de la valoración del trabajo ante la asfixiante necesidad de resultados.
Así es como muchas veces en el exterior se reinventan aprovechando todo el potencial que acá les fue despreciado. En determinados casos incluso llegan a convertirse en ídolos y sientan precedentes con los colores patrios como bandera abriendo mercados impensados.
El ejemplo más representativo seguramente sea el de Marcelo Bielsa, el rosarino campeón con Newell’s y Vélez que tras un extenso peregrinaje en la selección argentina con una eliminatoria fantástica y un Mundial 2002 cataclísmico encontró su revancha del otro lado de la cordillera. Dirigiendo a la selección chilena volvió a recuperar las ganas de trabajar y esas mismas energías que en algún momento le hicieron dejar la albiceleste. El resultado fue una profunda renovación del fútbol trasandino con la incorporación de nuevos valores, ideas revolucionarias y un compromiso de trabajo muy grande que volvió a poner a Chile en un Mundial después de doce años.
Fue el renacer de una de las selecciones históricas de Sudamérica que era víctima de un oscuro letargo, de esos que dejan al fútbol herido de muerte y con apenas resabios de lo que alguna vez fue. Una vez finalizada la Copa del Mundo y en un manejo muy desprolijo, Bielsa dejó de ser el entrenador de La Roja.
Los dirigentes chilenos salieron a buscar reemplazante con un perfil similar al del técnico saliente, la intención era continuar el proceso y sentar definitivamente las bases que pregonó Bielsa. Claudio Borghi fue el mejor exponente que encontraron, el argentino que se ganó una reputación dirigiendo al Colo Colo y que pasó con más pena que gloria por Independiente y Boca aunque fue campeón en Argentinos, regresa a su tierra adoptiva para dirigir la selección mayor. Humildad, dedicación y trabajo no va a faltar mientras el tiempo escriba el resto.
Gerardo Martino es otro de los que plantó bandera en el exterior tras resignarse a no poder entrenar a su querido Newell`s mientras el presidente Eduardo López estuviese al frente del club. El nefasto dirigente dejó su cargo hace rato pero Martino ya ocupó su tiempo en un nuevo desafío llamado Paraguay. Realizó un campañón en las eliminatorias y en el Mundial cayó en cuartos de final con el campeón España. Le devolvió la identidad a la albirroja, nacionalizó a los también argentinos Lucas Barrios, Néstor Ortigoza y Jonathan Santana y le puso fútbol a un equipo aguerrido por tradición.
Dejando de lado las selecciones hay otros argentos dirigiendo en suelo sudamericano. Américo Rubén Gallego acaba de firmar con el Cacique chileno en reemplazo de su compatriota Diego Cagna. El ex entrenador de Newell’s se fue prácticamente condenado de Independiente donde no hizo un mal trabajo: armó el equipo que tiempo más tarde y tras el fracaso de Daniel Garnero fue campeón de la Copa Sudamericana de la mano de Antonio Mohamed.
En Ecuador el Emelec cuenta con el sorprendente Omar Asad, el de la gloriosa campaña con el Godoy Cruz mendocino que ahora triunfa en la Copa Libertadores con el uruguayo Jorge Da Silva en el banco, vaya paradoja. Cerro Porteño se sacó las ganas y luego de sucesivas y frustradas negociaciones finalmente contrató a Leonardo Astrada. El mercado argentino incluso supera los límites el Atlántico: sin ofrecimientos en nuestras tierras Diego Simeone arriesga una trayectoria prometedora en el humilde Catania del Calcio italiano. Son sólo algunos de los que intentan dejar el orgullo nacional bien alto en donde sea que estén, lejos de nuestro país, haciendo escuela con el fútbol autóctono. Una autentica fuga de cerebros.

13 comentarios:

  1. Tal vez sea interesante mirar a los mercados para determinar la calidad de lo que exportamos. Tenemos a los mejores delanteros argentinos jugando en las mejores ligas de Europa y del mundo. Pero a nuestros DT los exportamos a paises sudamericanos, que como todos sabemos, tienen muy poca historia y ligas locales muy pobres, con excepcion naturalmente de Brasil y de Uruguay. El tema es que ni brasileros ni uruguayos contratan a los "cerebros" argentos. Asi que tal vez nuestros DTs sean menos buenos de lo que pensamos. Como lo demuestra el regreso de Troglio, es mas desafiante y mas prestigioso ser DT de un club de un barrio de la CABA que de un grande de los paises limitrofes. Dicho, todo esto, con muchisimo respeto.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  2. creo que nuestro pais esto ultimo tiempo a sacado muchos técnicos y varios se han formado en países limítrofes. No pienso que sea malo esto de que varios dt argentinos dirijan afuera, lo veo bien aparte ellos afuera se fortalecen en algunos aspectos, aprenden otros y a la larga influyen en la modernización de nuestro fútbol. PONGO UN EJEMPLO: Lavolpe, Cocca son tipos que la escuela mexicana la tienen marcada en la piel, uno funcionó y el otro no. Quizá Cocca supo manejar mejor el vestuario y entender que no siempre hay que morir con la de uno, sino intentar cosas nuevas y renovarse. el otro fracasó rotundamente y su postura nunca cambió... un saludo!!

    ResponderEliminar
  3. No se me olviden de Pochettino, en el Espanyol de Barcelona. Este año hace magnífica campaña a falta de 12 partidos para acabar y con en presupuesto de que no roza los tres millones , van quintos. En una liga que solo el Madrid ty el Barcelona tienen jugadores que han comprado por 90, por 70, por 60 millones. Salut

    ResponderEliminar
  4. Europa se nutre de la escuela argentina de entrenadores, y eso enriquece nuestras ligas. Por la parte que me toca, gracias!

    Carlos
    http://futbolyotrasdrogas.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Menos mal que se fue borghi de boca, la argentina es para los mejores, si no pueden ganar, que se vayan a paises mediocres

    ResponderEliminar
  6. La globalización está cada vez más presente en el fútbol, pero la verdad es que hay cosas que no se entienden.......
    Saludos desde La Escuadra de Mago

    ResponderEliminar
  7. Buenas tardes.

    Muy buen blog. Me gusta lo que hacen. Espero tenerlos como seguidor.
    Un cordial saludo.
    http://jugadaindividual.blogspot.com/

    Rodrigo

    ResponderEliminar
  8. Muy buena nota Matías.
    Pero es cierto lo que señala Super, porque todavía es más importante la exportación de jugadores que la de DTs. Los jugadores van a las grandes ligas y los entrenadores argentinos no están dirigiendo en los mejores equipos del mundo ni en las grandes ligas.
    Igual el estar a cargo de selecciones, por más que sean paises sin demasiada tradición en cuanto a triunfos internacionales, me parece que sí es algo de importancia y creo que lo de Bielsa, Borghi y Martino, es interesante.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Los técnicos argentinos tienen una mentalidad que se necesita en algunos paises para dar ese quiebre en busqueda de nuevos horizontes. En muchos casos pueden plasmar sus ideas y son triunfadores. Cuando vuelven a nuestro país, capaz que no se los valora o son uno más de tantos buenos que hay, es muy ampliada la percepción en este caso en particular.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. A ver.., considero que, Los DT Argentinos no dirigen en Europa porque Están más Identificados con el Fútbol Sudamericano y con el Azteca,por una cuestión de idiosincracia. Además en lo que respecta a Borghi y Lavolpe, ellos están identificados con Ambos Países (Chile/México y Argentina) por una cuestión de larga convivencia y pertenencia en ellos, y son tomados como propios. Creo que ambos encajan más en el sistema de fútbol de sus países adoptivos que en Argentina. Abrazo Futbolero.

    ResponderEliminar
  11. Matías coincido con Súper. Aunque me gustaría agregar algo: en la mayoría de los casos los entrenadores que se van, lo hacen porque el exitismo que vivimos los condena a dirigir tres partidos y chau. Gallego mismo lo vivió, un hombre que salió campeón en tres clubes distintos de la Argentina y que no le fue tan mal en Independiente en la última etapa y sin embargo lo echan. Pero a los tres meses lo vuelven a ir a buscar!!! Estamos en un período complicado para los DTs y muchas veces no pueden demostrar lo que valen porque no les dan los partidos suficientes. Deben partir para hacerse un nombre y poder volver. De todos modos me preocupa mucho menos exportar entrenadores que jugadorestalentosos que podrían jerarquizar mucho más nuestro fútbol. Abrazo!

    ResponderEliminar
  12. El profesional argentino, en todos los ámbitos, tiene un muy buen cartel en todo el mundo. En el caso del fútbol, tenemos un claro ejemplo de la confianza que depositan varios paises en las personas de nuestro país.
    Creo que tarde o temprano Borghi iba a dirigir a Chile. Yo no estoy tan seguro que sea de la línea de Marcelo Bielsa. Veremos como logra asimilar la "Roja" los cambios que el Bichi introduzca en el equipo.

    Saludos compañero!!

    Miguel

    ResponderEliminar
  13. Soy Francisco de Madrid y tengo un blog con resumenes de diferentes equipos. http://www.nova9.es/index.php?c=viral&m=index&id=90e5c15116e04f6d666b97fe647ab38b

    ResponderEliminar