viernes, 6 de julio de 2012

Contraculturalismo


Cesare Prandelli llegó al banquillo de la selección italiana a mediados de 2010. Lo primero que dijo fue que su horizonte era la Copa del Mundo de Brasil. Italia arrastraba decepcionantes actuaciones en la Eurocopa 2008 y en el Mundial de Sudáfrica, y su flamante entrenador sabía que no iba a ser fácil. Por eso fijó su meta en el 2014; ni siquiera se permitió pensar en la Euro que acaba de finalizar, que en ese momento era apenas un lejano punto rojo en el calendario.
Prandelli demolió lo poco que quedaba de esa Italia de Lippi y empezó de nuevo. Siempre es mejor volver a empezar. Sin embargo su idea no sería ‘italiana’, no pretendía que su equipo se defendiese y que en él destacaran los zagueros. No quería otro Cannavaro Balón de Oro, sino confiarle la manija a un ‘trequartista’ o mediocentro y rodearlo adecuadamente para que desde la mitad de la cancha se edificase el juego de toque, presión y protagonismo. Prandelli soñaba con una Italia protagonista más allá de los resultados. Un sacrilegio en el imaginario de los peninsulares.
Cuando el exentrenador de Fiorentina asumió su cargo en la Azzurra, Juventus deambulaba a la sombra de Inter y Milan. Los turineses habían regresado a la Serie A luego del escándalo de las apuestas pero no hacían pie ante los milaneses. Sin embargo de a poco la Vecchia Signora, probablemente la única que históricamente aborreció el catenaccio italiano, comenzó a resurgir de la mano de una nueva camada de juveniles, y Prandelli, ni lento ni perezoso, puso especial atención en ellos. Sabía que allí estaba el cambio que buscaba, que los juventinos, junto a un par de refuerzos, podrían ser la columna vertebral de su selección.
Marchisio fue el que más rápido lo enamoró. La postal del mediocampista le recordaba a la polifuncionalidad de Marco Tardelli. Y atrás de él también se encantó con Giaccherini, Bonucci, Chiellini y Barzagli. A ellos agregó a Buffon, De Rossi y más tarde al resurrecto Pirlo, para que la nómina de ilustres desconocidos no se aísle definitivamente de la Italia campeona del mundo. Adelante Cassano, el eterno Di Natale y el díscolo Balotelli; las opciones no iban mucho más lejos. El destino era la Eurocopa. El Grupo C con España, Irlanda y Croacia.
El debut frente a los campeones del mundo fue por demás auspicioso. El empate, y sobre todo el trabajo del equipo, sedujeron a Prandelli que comenzaba a ver como su selección se burlaba de la historia. El 5-3-2 se desdoblaba y era perfectamente un 4-4-2 o un 3-5-2. El nivel de Pirlo era superlativo y sobre él se edificaba la mejor Italia de los últimos tiempos. El premio fue la clasificación  -no con poco esfuerzo-  y el honor de volver a ser considerados candidatos.
En cuartos de final Italia disputó uno de sus mejores partidos en la Euro. Dominó de principio a fin a Inglaterra pero no pudo doblegarla sino en los penales, donde Pirlo definió el suyo ‘a lo Panenka’ y Diamanti convirtió el definitivo para lograr el pasaje a semifinales.
En la fase previa a la final el calendario marcaba Alemania, la máxima favorita  -incluso por encima de España-  y una de las selecciones que más bonito jugaban en el torneo. Sin embargo la intuición de Prandelli volvió a ponerse al servicio de la Azzurra cuando Balotelli marcó los dos goles que liquidaron la serie. El entrenador había confiado ciegamente en el delantero de Manchester City a pesar sus constantes desplantes y subidas de tono. Ahora gracias a él Italia volvía a sentirse Italia, aunque los métodos fuesen diferentes.
El 0-4 de la final no podría jamás desnaturalizar todo el resto. De hecho fue 0-4 porque la Azzurra decidió seguir siendo la ‘bella Italia’ aunque enfrente estuviese España. ¿Qué podría haberse defendido más y sacar un mejor resultado? Posiblemente sea cierto. ¿Podría haber controlado mejor a Xavi condicionando más a Pirlo? También es verdad. Pero definitivamente la única manera que tenía Italia de ganar era seguir la línea que lo había llevado hasta la final. Defenderse monopolizando la posesión de la pelota; jugar y dejar jugar. Cualquier otro camino hubiese sido una traición para Prandelli que cuando lo consultaron asumió la responsabilidad de la derrota respondiendo orgulloso: “Definitivamente esta es mi Italia”. 

11 comentarios:

  1. Muy buen laburo, Mati. Me gustó mucho. Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Considero que, Italia se encuentra en un período de transición y está en búsqueda de un Sistema Futbolístico que la identifique ante el mundo y vuelva a ser La Italia de épocas de antaño. Quizá la problemática esté en que en años anteriores se destacó por contar con excelentes jugadores de la talla de Zoff,Paolo Rossi,Materazzi,Altobelli los Del Piero y otros tantos que le dieron a la Azzurra 4 campeonatos mundiales en su historial deportivo... y que hoy salvo Balotelli, cuesta encontrar un referente en esa selección. Abrazo Futbolero

    ResponderEliminar
  3. Muy buenas, le he hechado un vistazo a tu blog y me a encantado. Me gustaría intercambiar links si te apetece.
    Un saludo desde http://laesenciadelgol.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ismael, ya te agregué a la lista. Un saludo.

      Eliminar
  4. Hola
    Italia completó un gran Mundial
    Saludos desde Barcelona

    ResponderEliminar
  5. Prandelli no rehusó su idea y a pesar de que perdió creo yo fue la acertada, porque no garantiza en nada tratar de defenderse todo el partido y aún perder.
    El DT mostró otra cara de Italia , que con un poco más de rodaje, será un rival más duro de vencer en le futuro.
    Gracias Matías por pasarte por mi blog.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Yo desde esta Eurocopa soy muy muy de Prandelli. Lo que ha hecho el seleccionador con Italia es para alabar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Prandelli grandisimo entrenador ya lo seguía yo de su paso por la Fiorentina
    Un enorme saludo desde http://orgullobenfiquista.blogspot.com/
    http://bufandasybanderasamps.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  8. Muy buen repaso de lo que vivió Italia en los últimos tiempos y su paso por la Eurocopa. Creo que no hay que apurarla, pero si sigue estos pasos tendrá su recompensa en Brasil 2014. Con lo hecho en la Eurocopa (no se le puede reprochar haber perdido ya que mostró una recuperación muy rápida), creo que es una seria candidata al próximo mundial.
    Éxitos Matías, y gracias por pasarte por mi blog.

    ResponderEliminar
  9. a mi me gustó mucho la Italia de la Eurocopa de este año, mostró más fútbol y menos catenazzio que les impedía demostrar el buen fútbol que podían realizar, estoy seguro que Italia será uno de los favoritos en el mundial en Brasil

    ResponderEliminar
  10. Esta es una entrada antigua, y muy inesperado para ver, gracias en serio, gracias por compartir. saludos

    ResponderEliminar