miércoles, 31 de marzo de 2010

Trinche de ida y vuelta


Tanto en el fútbol como en la vida, cada uno forja su destino como mejor le parece o bien como le es posible, algunos prefieren intentar llegar a lo más alto asumiendo el riesgo de quedar signados por el fracaso eterno, mientras otros optan por cargar con el conjuro de lo que pudo ser. Este último caso parece describir a fondo la vida y obra de Tomas Felipe Carlovich, el Trinche para su Rosario querido.
Si bien comenzó jugando en primera con Rosario Central donde ya se destacaba por su habilidad como centrocampista, su historia se fraguaría en los humildes terrenos del ascenso, sobre todo en el Gabino Sosa, la casa de Central Córdoba de Rosario, donde según propias palabras de nuestro homenajeado, fue lo mejor que le paso en la vida. Allí no solo descolló con su fútbol, sino que también se ganó el cariño de todos los Charrúas, que se acercaban a cada partido porque jugaba el Trinche, se corría la voz de que Carlovich iba a ser de la partida y el estadio rebalsada de fanáticos que lo iban a alentar.
Sin embargo, sus endiabladas travesuras no dieron cátedra solo en su club, sabido era que tiraba caños todo el partido, cuando salían a marcarlo se daba vuelta y desaparecía y con el, la pelota. Pero su momento de gloria llegaría un 17 de abril de 1974, en el Gigante de Arroyito se enfrentaba un combinado de Rosario con jugadores de Newell’s y de Central más el Trinche Carlovich contra la selección argentina que se preparaba para afrontar el nefasto mundial de Alemania 1974. El primer tiempo fue una muestra de talento de Carlovich, no se la podían sacar nunca, llovían los goles para el combinado rosarino, la selección era derrotada por tres a cero y de repente llegó el momento cúlmine que el narraría así: “Tiré un caño y cuando el defensor se dio vuelta le tiré otro. Lo hacía seguido, aunque ese día la cancha se venía abajo.” ¡Había tirado un caño de ida y vuelta! Tal fue su desempeño esa tarde, que desde el entorno del combinado nacional se acercaron en el entretiempo a pedir que lo reemplazaran. El resultado final fue tres a uno.
Nunca brilló en el fútbol grande porque nunca se lo propuso, el era feliz jugando con sus amigos, viviendo cerca de su barrio y tirando caños en Central Córdoba. Le tocó en suerte integrar el equipo de 1982 que subiría al Nacional B y ese fue su mayor logro dentro de un campo de juego, poco para lo mucho que era.
Diego Maradona cuando arribó a Rosario para jugar en la Lepra y fue catalogado por un periodista como el mejor jugador argentino, el Diez lo retractó diciendo que el más grande ya había andado por esos pagos, y era un tal Carlovich. Pekerman lo eligió como el cinco de su equipo ideal de todos los tiempos y hasta dicen las anécdotas que alguna vez el propio Cesar Luis Menotti lo convocó para la selección y el prefirió no ir porque ya tenia organizado un día de pesca.
Si pudo ser y no fue no lo sabremos, pero certeramente podemos afirmar que gracias a su fútbol y a su personalidad por demás peculiar se ganó un lugar en cualquier charla de café de un bar rosarino.

10 comentarios:

  1. Amigo Matías , jugador interesante donde los haya de la década de los 70 , lo que más me he resultado curioso es el calzado que tenían en argentina en aquella época , el calzado es , los zapatos de deportes por si no sabes jejejej , parece mentira como cada época marca estilo ¡¡ saludos ¡¡

    ResponderEliminar
  2. Como buen rosarino que soy he escuchado hablar de mil anécdotas del Trinche. Incluso es tal la fascinación que tienen los que lo han visto jugar (lamentablemente yo no porque ni había nacido) que no dudan en compararlo con Maradona incluso en ponerlo por encima del 10. Hace poco estuvo dirigiendo la primera de Central Córdoba sin demasiada suerte y se fue. Pero definitivamente y como vos decís el Trinche formará siempre parte de las charlas de café y discusiones sobre fútbol rosarino y nacional. Abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Hola, muy buen blog!!

    Soy de Sempre Depor y nos gustaría intercambiar links.

    Nosotros ya hemos incluído tu blog entre nuestros favoritos!!

    Un Saludo!!
    http://sempre-depor.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. Sinceramente no conozco al jugador, pero por como has comentado sobre él, debe ser un jugador muy bueno jeje, y ádemas, será recordado por los aficinados del equipo que juega.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Matias, un gran post, me ha hecho departir en casa con un rosarino con el que convivo, mi mas sincera felicitación.

    ResponderEliminar
  6. No conocía a este jugador, pero por lo que veo era un tipo realmente sorprendente: prefería irse a pescar antes que jugar con la albiceleste jaja. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. una eminencia total! En C. Córdoba como DT no le fue nada bien, pero la leyenda continúa. TOdo un bohemio el "trinche", lástima que no pudo progresar más en el fútbol, quién sabe, podría haber sido campeón del mundo.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por visitar mi blog ExpedienteRacing

    muy bueno tu espacio tb, y nos estamos hablando, estoy con la idea de hacer una pagina de futbol en general y no se capaz estaria bueno que participes.

    te dejo mi msn elotroyo_1986@hotmail.com

    ResponderEliminar
  9. Amigo: el ascenso de central cba fue a la primera B, el nacional B no existía por entonces. El trinche primero, palma después (y en tercer lugar tal vez martino y zamora por NOB) lo mejor que vi en rosario. Central Cba. dio los mejores jugadores de Rosario, no solo el trinche. Como banfield o lanús hoy, en la década del 30 estuvo entre los 10 mejores equipos del pais. Pregunten por un jugador que hizo cuatro goles en un partido jugando para la selección con la que fue campeón varias veces; pregunten por otro que le hizo dos goles en la final a brasil cuando sólo tenía 17 años y que hizo el gol más extraordinario de la historia argentina, pregunten de donde salió el mejor jugador histórico de rosario central. Del mismo barrio que da hoy al mejor jugador del planeta (según dicen). Un club que está en su peor momento histórico, al borde de caer en la-hoy- cuarta división. Una afrenta a la historia.

    ResponderEliminar